Muchas personas; entre las cuales me incluyo, piensan que cuando alguien mantiene un silencio prolongado ante los demás, en relación a la actividad que realiza, lo hace porque está estancado, ha abandonado dicha actividad, o simplemente desistió el ímpetu de su crecimiento en ella. A pesar de lo que estemos pensando, generalmente, la realidad es otra.

 

Al igual que los grandes científicos e inventores (sin llegar a compararme con ellos), que han marcado el rumbo de la historia del hombre, debemos muchas veces hacer que nuestras palabras callen, para dedicar nuestros sentidos y nuestros pensamientos, totalmente, a lo que estemos desarrollando.

Hay personas que dicen que cuando tengamos un proyecto, no se debe divulgar hasta que éste se haya desarrollado en su totalidad; visto desde otro punto de vista, no se deben presentar resultados, hasta que se haya concluido la obra que se inició.

Uno de los grandes defectos o debilidades del hombre, es justamente el hecho de anticiparse a los acontecimientos, cuando de ellos depende la culminación o no, de una obra o actividad.

Si observamos a algunos animales; la gallina, por ejemplo: no cacarea, hasta que ha depositado un huevo en el nido.

Otros animales; por su parte, hacen lo mismo. ¿por qué el hombre debe ser diferente?.

No es mi deseo comparar al hombre con los animales; pero si, comparar su conducta en determinadas circunstancias.

En nuestro mundo globalizado, el anuncio que se haga sobre un tema o asunto en particular, puede traer como consecuencia que alguien másse adelantea nuestras acciones, y podamos perder el protagonismo y pasar a un segundo plano comoimitadores.

El pensamiento del hombre es libre; pero, lo que no es libre muchas veces, es la voluntad de éste para realizar todos sus planes y proyectos.

Contar los pollos antes de nacer, es una enseñanza de vida que nunca debemos olvidar; pues, a veces queremos avanzar tanto, que nos quedamos estancados a la orilla del camino.

Sentarse a conversar con uno mismo, evaluar nuestras posibilidades de éxito, revisar elstockde partes y piezas que tenemos disponibles para ensamblar y materializar nuestros sueños, son pasos previos para el logro del éxito en esas pequeñas o grandes empresas que nos proponemos.

No podemos atribuir los fracasos a lastimosas circunstancias que nos obligan a menospreciarnos ante los demás. El tiempo es nuestro, aunque a cada instante nos acecha.

La voluntad es nuestra, ya que sin ella, el hombre no hubiese alcanzado tantos logros importantes. El conocimiento que no tenemos a la mano, podemos adquirirlo, ya que para ello existen las especialidades en cada una de las ramas del saber humano.

Los medios económicos… los medios económicos son algo relativo, cuando se trata de empresas importantes; ya que muchas veces solo nos hace falta el ingenio para lograrlos de una manera clara y transparente.

El ánimo: que muchas veces sube y otras baja, es factor importante que debemos vigilar, ya que éste depende a veces de nuestro entorno: ya sea familiar, laboral o social.Nadie quiere ver ojos bonitos en cara ajena, así lo expresa un dicho criollo; y cuando alguien, a quien la gente ha conocido como un individuo común, hace algo fuera de ese ambiente común, lo tratan como un verdadero alienígena, como unextraterrestre.

No debemos perder nuestras ilusiones, ni dejar decaer el ánimo, debemos cultivar el conocimiento; mantener nuestra férrea voluntad de hacer las cosas y aprovechar al máximo nuestro tiempo. En la medida que lo hagamos así, llegarán por añadidura los medios económicos para poder lograr la empresa que nos hemos trazado cumplir, ya sea grande o pequeña.

Al igual que escuchamos a los sacerdotes en la misa, al momento de dar la limosna durante la liturgia:no dejes que tu mano izquierda sepa lo que hace tu mano derecha, o viceversa.

Cuando se es joven, tenemos muchos proyectos, tenemos el ánimo de hacerlo, pero no tenemos el conocimiento ni los medios. Cuando se es adulto, tenemos el conocimiento, contamos generalmente con los medios, pero ya muchos de los proyectos están caducos, y nuestro ánimo decae. Y todo ello se debe al tiempo…

Aprovechemos el tiempo al máximo, no decaigamos en nuestro ánimo, desempolvemos los viejos proyectos, y apliquemos nuestros conocimientos para alcanzar aquellos logros que nunca pensamos alcanzar porque creíamos que eran unos imposibles.

De nuestro empeño depende la toma de aquellas decisiones que antes no nos atrevimos a tomar. Seamos firmes en las exigencias con nosotros mismos; disciplinemos nuestra mente y nuestro cuerpo, y no digamos a nadie lo que vamos a hacer, sino lo que hemos logrado, una vez que lo hayamos culminado.

No creo haber conocido a alguien que haya sido premiado por lo que va a hacer, sino por lo que ha hecho, lo que ha logrado, lo que ha alcanzado…

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *