En varias ocasiones, durante el desempeño diario de nuestra profesión como educadores, cumplimos multiplicidad de funciones casi en forma simultánea; esta característica, muy poco apreciada en el docente, constituye un rasgo inequívoco de la importancia de este en el desarrollo y la preparación del futuro profesional.

Cuando aceptamos la tutoría de un Trabajo Especial de Grado, nos percatamos de que nuestros esfuerzos y nuestros logros personales son reconocidos por los estudiantes que nos proponen como sus tutores. Al aceptar ese honor, más que cargo, nos convertimos en parte activa de la plataforma de lanzamiento del futuro profesional, ya que una parte de nosotros se refleja en el desarrollo del trabajo y los resultados obtenidos.

Lo anterior tiene un sentido lógico, como todo en la vida. Primeramente (quizá sin saberlo), somos el espejo en el que se ve reflejado a futuro, ese profesional que está en proceso de formación. En segundo lugar, nos convertimos en mentores; entendiéndose éste como la persona con una gran trayectoria y experiencia profesional que transmite valores y demuestra la forma de hacer las cosas a largo plazo.

Sin dejar de cumplir esta función importante de nuestras vidas, pasamos a ser coach o entrenador; ya que ayudamos a que las personas identifiquen y desarrollen sus metas personales y profesionales en forma rápida y efectiva. Simultáneamente, ayudamos a corregir errores en la toma de decisiones, ayudamos a disminuir conflictos de interés y a mejorar la calidad y el resultado de algunas prácticas.

Finalmente, somos consultores, cuando ayudamos en el proceso de descubrimiento de un problema específico y logramos la solución, a través de una relación corta. Esta corta relación extiende su plazo, cuando además de describir el problema, orientamos y dirigimos al futuro profesional al logro de la solución, gracias a que somos especialistas en un área específica; en este caso, nos convertimos en asesores.

Todo lo anterior se convierte en un pequeño reflejo del importante papel que juegan los docentes y la importancia de ser docentes.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *